Dewanda's
Historia
     
 
 
 


   La historia de este criadero es corta aunque intensa. La historia de WANDA´S tal vez sea el apartado más intimo y personal, que siendo este el primero, tal vez os de una idea de todo lo que este afijo significa para mi.

WANDA 20/07/96 a 16/08/98.

En honor a WANDA.

   Wanda, en menos de un año nos diste la ilusión suficiente para luchar por un objetivo durante toda la vida. Te hicistes querer, desde el primer instante y jamás podremos olvidarte (aunque creo que de eso me estoy encargando personalmente).    El día que te fuiste creí que nos estaban separando, pero he comprendido que lo que hicieron fué unirnos para siempre. Pasaste como un huracán por nuestras vidas removiendo todos los sentimientos que llevamos dentro y te fuiste dando una lección de coraje y fuerza.


"WANDA TE QUEREMOS MUCHO"

 
   Fué el 15/09/97 , Siscu, un amigo, me habló de una perrita de 14 meses que estaba en una residencia canina, los dueños no podían tenerla en su piso de Barcelona. "El primer dia de tenerla comprendí el porque". Era la perra más "loca" que había visto en mi vida y dudo que vuelva a tener otra igual.
   Recuerdo que solo vernos fué muy distinta nuestra opinión, ella empezó a mover su cola y a ladrar, (os juro que me pedía a ladridos que me la llevara) Yo con una decepción con mi rostro, le comenté a mi amigo que ya podía ser hija de Trueno de las Arillas pero que estaba en tal mal estado que no entendía de donde sacaba esa alegría y esas fuerzas para ladrar!. Recuerdo sus palabras, es la perra con más vida que he visto jamás y cada día que pasa en esa maldita jaula, se muere un poquito más! Volví hacia ella sin tener en cuenta su aspecto y le miré a los ojos unos segundos, supe que era la perra más loca divertida y una amiga fiel para el resto de nuestras vidas.



   Se adaptó a su nueva casa y dueño muy rápidamente. Su forma de ser era sencillamente única, se recuperó de peso en pocas semanas, ¿habéis visto alguna vez una hembra de BOXER en 40 kg.? Ah!! Y sin una gota de grasa!, simplemente era espectacular.
   Pero su gran vocación la demostraría al poco tiempo. Fuí al campo de trabajo D´SCOFOS (Club deportivo R.C.I.), recuerdo que Agustín Jurado (Figurante oficial del Boxer Club) y dicho por el mundo del trabajo, el figurante con más proyección en toda España, quiso probar la perra (yo al principio también pensé como vosotros) se la va a comer? Pero no! Le dió de morder el churro, la boca era tan segura, y fuerte que me dijo: "coge a tu perra y vete al final de la pista, y cuando yo te lo diga la sueltas". Yo no entendía nada, sólo observé que había cambiado el "Churro" por una manga Ebinger, solté la perra, ella por instinto salió corriendo hacia él e hizo uno de los lanzados más espectaculares que jamás he visto. Ese día empezó su pasión por el trabajo, pero lo mejor de todo es que también había empezado la mía.
   Bueno, todo lo que os pueda explicar es poco, rastreaba con una intensidad increíble, las obediencias era todo por el juego y la protección era todo corazón. Yo muchas veces la miraba y pensaba "está loca" todo lo hace en agradecimiento a lo que yo he hecho por ella, pero no sabia (ni yo hasta más tarde) lo que ella esta haciendo por mi. Todo era ilusión, proyectos, objetivos...
   Un día fatídico, el 14 Agosto del 98, lo truncó todo aquel horrible calor y sus ganas por jugar, y un iluso dueño destrozaron aquel equipo, aquella historia entre dos seres que se querían y se respetaban. En 10 minutos Wanda sufrió un ataque de calor, jugando con aquella pelota. Sus gritos me produjeron temor, sabia que el aullido no era normal, la cogí en brazos y la llevé al veterinario más próximo, entré por la puerta con ella en brazos. Sentía como se esgrimía su vida. Consiguieron bajar la temperatura (entró con 45º). Aquellos ladridos y su cabeza de un lado a otro sin visión eran productos del pánico, de no entender lo que sucedía. Terminó en 2 horas, todo volvía a la normalidad, Wanda ya calmada y yo también. Aunque verla sedada y tan tranquila me estremecía.

   Fué una noche larga, no podía conciliar el sueño, estuve toda la noche observándola. Sobre las 6,00 h. de la mañana caí rendido, me quedé dormido a su lado. Serian las 7.30 h. de la mañana cuando me despierto con una sensación ya conocida por todos los propietarios de Boxer, Wanda babeando mi cara, su rabo no paraba de moverse, su mirada, esa mirada no la podré olvidar no pude contener las lágrimas. Mi Wanda loca, divertida, apasionada, vivía, dí gracias a dios y me dormí.
   Sobre las 10.00H. de la mañana escuché unas arcadas, Wanda estaba en una habitación en la esquina, creo que intentaba no hacer ruido, estaba vomitando sangre y las defecaciones eran líquidas y con sangre. En ese mismo instante comprendí que Wanda a las 7,30 H lo que había hecho era despedirse.

Tuve un escalofrío en el en el cuerpo, la cogí y nos fuimos de urgencias al veterinario. La ingresé y pasé todo el sábado junto a ella, se hizo lo imposible, llegó a aceptar cuatro transfusiones de sangre. Estaba en aquella sala deshidratada, confusa, asustada a lo largo del día perdía fuerzas, pero cada vez que yo entraba intentaba levantarse y demostrarme que estaba bien. Los veterinarios decían que no era normal, que había perdido mucha sangre, estaba reventada por dentro, la sangre no había coagulado, pero su fuerza por vivir aun la mantenían. Me comentaban que cada vez que yo salía de la sala ella se tumbaba y quedaba ausente como sin guardara fuerzas para verme. Sobre las 22,00H. la daban clínicamente muerta, ya no tenia visión, pero aun cuando entraba se arrastraba hacia mi, egoístamente pensé en no separarme de ella, pues así seguiría luchando, hubiera dado cualquier cosa por ella.    Los veterinarios me obligaron a marchar, me dijeron que Wanda estaba esperando a que no entrara más para marchar.

   A las 2,00 h. de la mañana me fuí. Les pedí que no me dijeran nada durante toda noche, que yo a las 8,00 h. de la mañana ya volvería. El parte clínico de Wanda dice que falleció a las 2,35 de la madrugada. Yo entraba con ella cada 15 minutos.
   La noche de aquel sábado 15 de Agosto del 98 fué la más triste de mi vida, pero peor fue el reencuentro con ella, ver a Wanda sin vida fue horrible, tuve la entereza de sacarla en brazos igual que la habia entrado, sin soltar una lágrima, y sin hablar, no hay palabras para describir aquella situación. Con un amigo fuí a un bosque cercano, en una zona verde donde no se podrá construir y allí la enterré.

   Hoy nuestra familia son Boxers, estamos recorriendo un camino muy largo y duro, pero lleno de proyectos, ilusiones y objetivos, y todo por tu culpa Wanda... todo es por ti y por el amor que me hiciste sentir por esta raza.

  Quiero agradecer a Cata "NESKA" mi perra de trabajo que compré la tarde del 16 de Agosto del 98 todo lo que esta haciendo en el mundo difícil y duro del trabajo, sé que no esta siendo fácil ni para ella ni para mi, pero que los dos tenemos corazón, y con eso y mucho trabajo conseguiremos grandes cosas...